miércoles, agosto 30, 2006

Últimos días en la piscina

Se va acabando el verano, así que estamos aprovechando los últimos días en la piscina. Mis papis me han dicho que otros años se han bañado hasta inicios de noviembre, pero yo creo que es una exageración, así que aprovecho estos días como si fueran los últimos.

Como veis no estábamos sólos, vino el tito Antonio unos días a descansar con nosotros. La novedad fue que se lanzó a la piscina con nosotros y se tiró horas y horas buceando y nadando, algo que, según me cuentan, no había hecho hasta entonces.

Yo de momento no me atrevo a tanto, pero creo que pronto iré a un cursillo de natación y así poco a poco nadaré como los "pezqueñines".

jueves, agosto 24, 2006

Requena y alrededores

Como véis mis papis se han empeñado en que tengo que conocer media España antes de que cumpla un año, y como sigan así lo consiguen.

Aprovechamos un fin de semana para ir a La Portera, cerca de Requena, para ver a la familia de mi mami y visitar un poco aquellas tierras.

¡¡Por casualidad eran las fiestas del pueblo!! Así que participamos en unas cuantas cosas y así por la noche caía rendido en los brazos de mi mami.

Aprovechando que estábamos por allí también vi unas cuantas primas, que además son de las más guapas que tengo, por lo que mi papi decidió inmortalizar el encuentro con fotos.

Como véis con todas ellas me lo paso muy bien y tengo una cara de felicidad enorme.

Además de ver la familia hicimos alguna excursión. La más chula fue irnos a bañar en las aguas heladas, casi cubitos, del río Mijares, un sitio precioso, tranquilo y con poca gente, vamos el paraíso. Yo no me atreví a meterme al agua ya que estaba muy fría, así que me quedé con mi abuelo fuera mirando con ellos se bañaban rodeados de pececitos y como se tiraban desde unas piedras desde casi 3 metros de altura.

Resumiendo, un sitio para volver, tanto el Mijares como La Portera.

domingo, agosto 13, 2006

Visita a Soria

Como muchos de vosotros sabéis, una parte de mi familia es de Soria, así que como no había podido ir todavía, mis papis han aprovechado para ir un fin de semana y visitar a la familia.

Allí estaban unos abuelos (Honorio y Julita) y también vino Raul, el hermano de mi papi, con Marta, su mujer.

No hicimos grandes excursiones, ya que yo todavía soy un renacuajo, pero no nos podíamos perder la visita al patrón de Soria, San Saturio. En la foto podéis ver la ermita que está junto al Duero, un sitio muy bonito y fresquito, algo que se agradece estos días de verano.

Durante esos días me lo pasé muy bien, y creo que el año que viene volveré.

viernes, agosto 04, 2006

Viaje por Albarracín (II)

Aquí tenéis una foto de familia, no la real, sino de los que fuimos a Albarracín, aunque la verdad sea dicha, Jean-Luc es casi ya un tío para mí.

La foto es del apartamento de Bronchales, un sitio muy acogedor, y donde podía ir de un lugar a otro a gatas sin ningún problema, ya que el suelo era muy bueno para mi gateo.

Como veis llevo un pijama de manga larga, ya que aunque estamos en verano allí se estaba un poco fresquito y mis papis no querían que yo pasara frío. Además, el pijama es del equipo de fútbol de mi papi (Athletic Club de Bilbao).

La otra foto es de una de las excursiones, donde entre caminata y caminata yo comía algo.

En este caso, por los morros que tengo podéis comprobar que lo que había comido era un yogur y que estaba sentado muy agusto en la mesa de madera.

A sido todo un poco cansado, pero ha valido la pena ya que es un sitio muy bonito y donde se pueden hacer muchas excursiones. Además, hay muchas "piedras" de esas que le gustan a mi papi, pero por suerte esta vez nos hemos librado y no nos ha llevado a ver ningunas ruinas.

martes, agosto 01, 2006

Viaje por Albarracín (I)

Este fin de semana, aprovechando que mi papi empezaba sus vacaciones y que mi mami las acababa, nos fuimos a Albarracín a celebrar unas mini-vacaciones. No fuimos sólos, ya que también vino Jean-Luc, un amigo de mis papis y casi ya mi hermano mayor, y juntos nos lo pasamos muy bien.

Nuestra base estaba en Bronchales, un pueblo pequeñito pero bonito y con todo lo necesario para pasar unos días. Además, y quizás lo más importante, como está muy alto, se dormía de maravilla, y uno no sudaba como cuando estamos por aquí (Barcelona o Creixell).

Estuvimos visitando un montón de cosas, algunas de ellas muy raras, como estos ríos de piedras que impresionaban y que estaban cerca de Orihuela del Tremedal.

A la hora de comer fuimos a un sitio excepcional, "El Batán" en Tramacastilla, donde los mayores dijeron que hacía tiempo que no comían tan bien en relación calidad-precio. Yo la verdad, no se que querían decir con eso, pero se que estaban muy contentos, y que comieron tanto que luego nos tuvimos que estirar en el cesped que había fuera.

Luego vimos más cositas, pero como todo estaba muy seco, las cascadas no eran muy bonitas, así que tendremos que venir en otra época para verlas en su esplendor.

Mañana continúo y os explico como acabó la excursión.