miércoles, marzo 28, 2007

Calçotada del fin de semana

Este fin de semana nos hemos juntado muchísima gente en Creixell, todos eran amigos de mis papis. Algunos de ellos hablaban raro, me parece que en francés, pero al final todos se entendían y se lo pasaron en grande.

Yo tuve suerte porque también había niños de mi edad, y sobre todo niñas, que es mi debilidad. En cuanto veo una, voy detrás de ella y le doy muchos besitos. En esto dicen que no me parezco mucho a mi papi.

Volviendo a la calçotada, este año no probé ningún calçot (ajos-puerros según nuestro amigo Antonio), pero creo que para el que viene ya me comeré alguno y con mucha salsa, que parece ser que está muy rica.

En las fotos podéis ver que me lo pasé muy bien, incluso jugué con muñecas y me comí un trozo de chocolate (umm, que bueno que estaba).

1 comentario:

Alba y Alvaro dijo...

Jo, que divertido. Nos alegra mucho que te lo pasaras tan bien. Como ves, los idiomas no tienen que ser un problema para eso.

Muchos besos