miércoles, junio 27, 2007

Playa y piscina

¡Qué chachi es el verano!

Me gusta mucho ir a la playa todo el año, pero sólo en verano mis papis me dejan sin ropa y puedo ir cómodamente de un sitio a otro y llenarme de arena. En invierno es menos divertido ya que hace más frío.

Ahora juego con mis papis a hacer montañas de arena en la playa y a hacer agujeros para yo esconder mis manos y mis pies.

Cuando acabo de jugar parezco una croqueta. Me quedo totalmente rebozado de arena, y como estoy para comerme (eso dicen mis papis), pues así me parezco a una croqueta.

Aunque la playa me gusta mucho, la piscina tampoco la perdono. Se juega de otra forma, ya que no hay arena. Pero la ventaja es que el agua aquí no se mueve, y así me puedo tirar encima de ella sin problema

Mis papis me han comprado una mini-piscina para que yo juegue en ella y de paso esté fresquito en el verano

Gracias papis, es una idea muy buena, pero que sepáis que no os voy a dejar bañaros en ella: ¡es sólo mía!

viernes, junio 22, 2007

Chez les Ameline

Pendant notre visite à Paris on a connu la famille Ameline au complet (grands et petits).

Le dîner fut très agréable en compagnie de Pascal, Haruko, Yuna, Ewann, Samuel et Camille (qui a fait la photo).

Mes parents étaient très bien, ils n'arrêtaient pas de parler de ses choses et de plus ont mangé un dîner un demi Japonaise et un demi Bretonne (tout exquis). Tout ça avec un exceptionnel apéritif français, un vin espagnol et de la cidre bretonne.

Je me le suis très bien passé, puisque Yuna me donnait ses jouets et nous les deux unis pouvions jouer. J'était très bien et pour ça je poursuivait Yuna pour lui donner beaucoup de bisous.

J'espère pouvoir la voir plus tôt, soit en Espagne soit en France.

miércoles, junio 20, 2007

Recuerdos del Louvre

Los días que hemos estado en ese sitio tan grande que se llama París (qué lejos que queda el viaje) hemos hecho muchas cosas.

Una de las visitas obligadas para mis papis (a mí me daba lo mismo), era el museo del Louvre, un sitio tan grande como la playa de Creixell, algo que parece que nunca se acaba.

El museo estaba lleno de gente de todos los sitios que corrían como locos de un sitio para otro y que sacaban fotos a todas las cosas.

Mis papis iban un poco más despacio, me imagino que por mi, y así yo podía ver cosas muy chulas. En las fotos podéis ver algunas de las cosas que vimos (todas superantiguas).

Por ejemplo, con mi papi estoy delante de uno de los relieves aqueménidas más espectaculares, el de los guerreros, procedente del palacio de Dario I en Susa (Irán).
A mi me gustó mucho porque tenía muchos colorines y era muy grande.

Con mi mami estoy en uno de los sitios donde más gente había, en la sala donde estaba expuesta la Venus de Milo. La verdad no sé que gracia le ven a esa mama, porque además de que es más fea que mi mami, le faltan los dos brazos, no está entera.

Como podéis ver por la cara a esa hora ya estaba cansado y sólo tenía ganas de ir a casa a comer y a dormir. Así que esa fue de las últimas cosas que vimos en el museo, nos fuimos pitando a llenar el estómago.

Ya cuando salíamos pasamos por un sitio con muchas esculturas, y hubo una que le gustó mucho a mi papi, por lo que le hizo una foto.


Creo que le hizo gracia porque era la estatua de un papi dándole agua con mucho cuidado y amor a un nene pequeño como yo.
A mi también me gustó, porque como soy muy mimoso me gustan que estén por mi.

Resumiendo: un sitio muy grande, con mucha gente y muchas cosas por ver. Lo mejor es darse un paseo viendo las cosas, pero antes hay que seleccionar donde se quiere ir, porque todo es imposible hacerlo.

Ah por cierto, hay que darle un 10 al museo en accesibilidad, ya que había muchos ascensores y rampas para acceder de unos pisos a otros, y así mi papi no tuvo que cargar con el carrito ni conmigo. A ver si por aquí también hacen lo mismo.

viernes, junio 15, 2007

Eurodisney 2007

Llegó el gran día, y el jueves 7 de junio nos fuimos para Eurodisney en tren mis papis y yo. El día no era muy bueno, pero así mucho mejor, no nos achicharraríamos de calor.

Aquello es muy grande, las calles, las casas... Pero la verdad es que es muy divertido. Yo me pude montar en un montón de sitios. El primero fue montarme en una especie de Kart donde el nene conducía y el papa sólo apretaba el acelerador (el nene no llegaba al pedal). Fue algo muy chulo llevar el volante del tutú (coche en lenguaje mío).

Luego fuimos a Piratas del Caribe, a las casitas de muñecas, al paseo por los cuentos de Disney, a la atracción de Aladdin, ...

Como podéis ver no paramos fuimos de un lado al otro, y aunque había mucha gente, las colas sólo fueron al principio. Luego en cinco minutos estábamos en todas las atracciones.

Como era el cumpleaños de Eurodisney (15 añitos de nada) había muchas cosas con el 1 y el 5 juntos para celebrarlo. También vi una especie de vela gigante que me imagino que se deberá de soplar para el cumpleaños. Yo lo intenté pero no me salió.

Aquí, en una de las fotos, trato de hablar con una de estas velas para que me explique bien como se divierte y que hacen con ella.

En general pasamos un muy buen día.

La anécdota principal llegó hacia el mediodía. Hacialas 10-11 se colocan diversos personajes de Disney en escenarios para que todo el que quiera haga cola y le de un beso y lo abrace. A mi me gusta mucho Winnie de Poo, y cuando lo vi quise ir rápidamente a darle un beso. El problema era que delante mío había muchísima más gente.

Mis papis, como me quiren mucho, aceptaron estarse una hora de cola esperando a que llegara mi turno para darle un beso, un abrazo y sacarme una foto con él.

Después de toda la cola me tocó. ¿Y qué pasó?
Pues lo normal, que al subir las escaleras vi aquel bicho tan grande que me dió miedo y me agarré corriendo a mi mami. Al final ni le di beso ni siguiera un abrazo.

Espero que para próximas visitas esto ya se me haya pasado, y ya no me de susto.

martes, junio 12, 2007

Ya estamos aquí

Como todos sabéis he estado unos días fuera de Barcelona, en un sitio muy grande y muy bonito que se llama París.

Lo hemos pasado muy bien, tanto mis papis como yo. Mis papis buscaban más los monumentos y casas bonitas, y yo los parques. Como de las dos cosas había muchas hemos podido disfrutar todos del viaje.

Lo normal era visitar alguna cosa que gustara a mis papis y luego visitar algún parque donde yo pudiera jugar con otros niños y correr mucho.


En las fotos podéis ver dos de los parques más grandes y bonitos de Paris. El de arriba es el de Luxemburgo, un sitio muy bonito donde había mucha gente haciendo lo mismo que le gusta a mi papi, correr haciendo footing. El segundo parque es el de las Tuileries, junto al Louvre, y en el había muchas palomas y gorriones a los que se podía dar de comer en la mano.

Como podéis ver me lo he pasado bien, y en los próximos dias os iré contando muchas más cositas sobre esa ciudad y sus alrededores.