viernes, junio 15, 2007

Eurodisney 2007

Llegó el gran día, y el jueves 7 de junio nos fuimos para Eurodisney en tren mis papis y yo. El día no era muy bueno, pero así mucho mejor, no nos achicharraríamos de calor.

Aquello es muy grande, las calles, las casas... Pero la verdad es que es muy divertido. Yo me pude montar en un montón de sitios. El primero fue montarme en una especie de Kart donde el nene conducía y el papa sólo apretaba el acelerador (el nene no llegaba al pedal). Fue algo muy chulo llevar el volante del tutú (coche en lenguaje mío).

Luego fuimos a Piratas del Caribe, a las casitas de muñecas, al paseo por los cuentos de Disney, a la atracción de Aladdin, ...

Como podéis ver no paramos fuimos de un lado al otro, y aunque había mucha gente, las colas sólo fueron al principio. Luego en cinco minutos estábamos en todas las atracciones.

Como era el cumpleaños de Eurodisney (15 añitos de nada) había muchas cosas con el 1 y el 5 juntos para celebrarlo. También vi una especie de vela gigante que me imagino que se deberá de soplar para el cumpleaños. Yo lo intenté pero no me salió.

Aquí, en una de las fotos, trato de hablar con una de estas velas para que me explique bien como se divierte y que hacen con ella.

En general pasamos un muy buen día.

La anécdota principal llegó hacia el mediodía. Hacialas 10-11 se colocan diversos personajes de Disney en escenarios para que todo el que quiera haga cola y le de un beso y lo abrace. A mi me gusta mucho Winnie de Poo, y cuando lo vi quise ir rápidamente a darle un beso. El problema era que delante mío había muchísima más gente.

Mis papis, como me quiren mucho, aceptaron estarse una hora de cola esperando a que llegara mi turno para darle un beso, un abrazo y sacarme una foto con él.

Después de toda la cola me tocó. ¿Y qué pasó?
Pues lo normal, que al subir las escaleras vi aquel bicho tan grande que me dió miedo y me agarré corriendo a mi mami. Al final ni le di beso ni siguiera un abrazo.

Espero que para próximas visitas esto ya se me haya pasado, y ya no me de susto.

2 comentarios:

Marian dijo...

Alex que suerte tienes de tener unos padres tan buenos y comprensivos que te llevan a ver a Winnie the pooh porque yo hace mucho que lo intento y Jose Mari no me quiere llevar.
Tal vez si le decimos que tu quieres volver y te vienes conmigo, a ti no se atreverá a decirte que no.

Carlitos, Ester y Alex dijo...

Te entiendo Marian. Ese tal Jose Mari es un desalmado, con lo chuli que es el Winnie de Pooh, y encima visitar su casita.
Si tu quieres, podemos ir juntitos. Yo soy un poco pequeñajo todavía, pero me gustaría volver otra vez para vez tantas cosas bonitas.
Ánimo y no pierdas la esperanza, algún día podrás ir.