viernes, septiembre 28, 2007

Dormir es sano

Mis papis dicen que una de las peores cosas que pasa cuando uno se hace mayor es que cada vez se duerme menos.

Yo de momento no quiero hacerme grande, ya que a mi me gusta dormir. Tampoco es que me quede frito en cualquier sitio, pero como siempre estoy moviéndome de un lado para el otro, llega un momento en que me tengo que caer rendido de agotamiento.

En la primera foto me quedé dormido subiendo al Cucurull, y me tuvieron que dejar estirado al lado del vértice geodésico que hay en la cima.

La siguiente foto es en Creixell tras un día de mucho movimiento. Como se puede ver era verano, ya que además de estar en chichas, también estaba un poco moreno.

Por cierto, el nino con quien estoy cogido en la foto no es mío, es de una amiga mía que vino un día a verme y se lo dejó olvidado.

Ahora el problema será devolvérselo, ya que le he cogido mucho cariño. Me imagino que con el paso de los días se me irá quitando.

Por último, para que se vea que yo en movimiento también me duermo, os enseño la foto que nos hizo mi papi cuando íbamos en el tren de Paris a Chartres.

¡¡ Ahí si se dormía bien !! El tren balanceándose de lado a lado, un gran silencio y un solecito bueno, vamos lo ideal para echarte una siestecita.

Como véis cuando el cuerpo ya no puede más, lo mejor es cerrar los ojos y caer en el primer sitio que pillemos. Lo importante es poder descansar y así recuperarnos para al día siguiente.

lunes, septiembre 17, 2007

Haciendo mosto

Mi yayo y mi papi tienen ideas de bombero, así que de vez en cuando se ponen a hacer cosillas a ver si salen, y claro, yo me divierto mucho porque son cosas que no había visto mucho.

El último "invento" que han hecho ha sido coger uva y machacarla para sacar su zumo. Como este año teníamos mucha uva, han decidido utilizar una parte para tratar de hacer mosto.

Como no tenían los útiles para hacerlo, cogieron una barrica vieja de vino y la cortaron por la mitad. De esta forma en una de las partes pusieron la uva (blanca y tinta mezclada) con una malla debajo, y el zumo iba saliendo por el agujero donde estaba el grifo.

Mi yayo y mi papi iban machacando las uvas de forma que allí salieron un montón de litros (casi 20).

La siguiente fase fue comenzar a hervir el mosto, ya que no querían complicarse la vida y tratar de hacer vino, ya que eso es más complicado de que salga bien. Más o menos había que esperar a que se consumiera la tercera parte y luego embotellarla.

Yo ayudé un poco, así que espero que no se lo beban todo y que me dejen un poquito, ya que me han dicho que está dulce, y a mi eso me gusta mucho.

viernes, septiembre 14, 2007

Mi primer coche

Poco a poco me voy independizando de mis papis ya que hago muchas cosas solito, y el único problema que tenía era como desplazarme.

Ahora ya tengo el problema resuelto, me he comprado, bueno, me lo han regalado (mis titas Miriam y Cristina) un super coche de color rojo que parece un Ferrari.

Tiene unas ruedas muy grandes para que con "curva a la derecha" y "curva a la izquierda" no pueda volcar.

De momento ya he pasado muchos buenos ratos hay dentro.
También tiene algún problemilla, como cuando se deshincha un poco, y ello implica que hay que hincharlo otra vez.

En la foto podéis ver mi práctica de "maestro hinchador", algo que me gusta mucho, y que al coche le va de maravilla.

Para que veáis que no soy avaricioso y que me gusta compartir las cosas, también os muestro como dejo a mi mami montar en el soperbólido. Claro está que la cuestión de no es gratuita, a cambio muchas veces me tengo que comer un yogurt para hacerme muy grande.

También hacemos carreras, algo muy divertido, ya que gano yo casi siempre.

Bueno, os dejo que voy a darme un paseo en el superbólido.

Buen viaje!!!!!!!!!!!

viernes, septiembre 07, 2007

Días de playa

Ya os he comentado que ha sido un verano muy activo y que he hecho muchas cosas. Quizás la que más he hecho ha sido ir a la playa, me vuelve loco jugar con la arena y tratar de evitar las olas del mar.

Aprovechando que mis papis siempre tienen muchas visitas he tenido muchos amigos con los que jugar en la playa y así poder jugar a cosas diferentes.


En la primera foto podéis ver como estoy jugando con la Abril, una nena un poco mayor que yo pero con la que me gustaba jugar mucho. Como podéis ver somos como una especie de croqueta humana. A mi este verano me han llegado a decir que parecía un San Jacobo por lo rebozado de arena que iba.

En la segunda foto estoy con mis dos primas de L'Eliana (Valencia), a las que suelo ver dos o tres veces al año. Son un poco mayores para mí, pero eso me va bien ya que les gusta jugar conmigo dejándome hacer muchas cosas y a la vez me cuidan para que no me pase nada malo.

No quería dejar pasar lo ocasión si poner una foto con uno de mis papis, que es con quién más ratos he pasado en la playa. En este caso esta mi papi (mi mami ya chupa demasiada cámara).

Siempre jugamos a hacer agujeros en la arena para meternos dentro, a coger piedras bonitas de la arena, a saltar las olas, a mirar los barcos, aviones, pájaros y otras cosas que nos puedan distraer...

En definitiva, un gran verano que hace que la vuelta al cole sea muy dura. Uno a lo bueno se acostumbra rápido, pero no a lo malo.

martes, septiembre 04, 2007

Boda en Soria (II)

No penséis que las bodas en Soria duran semanas y que por ello he tardado en ponerlo en el blog, ha sido una especie de letargo blogero vacacional, y que ahora al volver a la guardería he recobrado con las fuerzas necesarias para explicaros todo lo que he hecho este verano.

Para que veais que no todo ha sido fiesta y que también hemos hecho visitas culturales, os enseño una foto de San Juan de Duero, uno de los rincones más bonitos y tranquilos de la capital, y que está situado junto al Duero.

Ese día estuvimos paseando hasta San Saturio, el patrón de Soria, y aproveché para recorrerme todos los parques y jardines que había a la orilla del río.

Luego fuimos por la tarde a Valonsadero, el lugar de disfrute de todos los sorianos. En concreto fuimos a uno de sus sitios estelares, la casa del guarda.

Yo comí más o menos lo de siempre, pero los mayores se pusieron moraos ya que les sacaron torreznos, choricillos, morcillas, costillitas de cordero, patatas fritas..., vamos que comieron superbien. Ya tengo ganas yo también de ser grande para incarle el diente a todas estas cosas.

Por último, antes de volvernos a Tarragona pasamos por la casa de mi tío Marcelo, y de paso descubrimos las maravillas de su piscina cubierta. En la foto podéis ver unos cuantos de la familia: yayos, tíos y tías, primos y primas... vamos un montón de gente.

Yo no estoy porque acababa de salir y me estaba secando el cuerpecito con mi mami. La verdad es que el viaje de vuelta lo hicimos mejor así, mucho más fresquitos.