domingo, marzo 23, 2008

Disfrutando del aire libre

Como todos sabéis, mi sitio favorito es Creixell. Pero no penséis que es porque cuando estoy aquí no tengo cole, no, no, me gusta más estar aquí porque aquí tengo más sitio para jugar, veo muchos más animales, cuento las estrellas por la noche,..., en definitiva que aquí estoy más cerca de la naturaleza que en Barcelona.

Estos días he dado algunos paseos (no muchos porque mis papis están un poco malitos, la gripe o algo así, me parece). La verdad es que ha sido un poco rollo, porque cuando uno estaba bueno, el otro estaba malo, o al revés. Claro está, tan malitos se han puesto, que al final a mí me han pasado un poco los moscos y yo también estoy un poco malito.

Ayer nos hemos llevamos una sorpresa al visitar "Els Muntanyans" en Creixell - Torredembarra. Junto a los patitos, fochas y otros animales que hay siempre, había un invitado especial, un "cisne negro". Era la atracción de todos los visitantes, y todo el mundo lo miraba. Si miráis en el link veréis que se trata de un ave rara, que no vive en estado salvaje en Europa, por lo que este se ha tenido que escapar de algún sitio.

Hoy hemos vuelto a verlo pero ya no estaba. Yo creo que se ha escondido para no ser el protagonista de todas las miradas, pero mis papis dicen que se ha ido volando a otro sitio. Mañana volveré a bajar a ver si lo encuentro otra vez y así os lo cuento.

domingo, marzo 09, 2008

Gastronomía española

Como todos sabéis soy un apasionado de la cocina, y cuando veo un cocinero me pongo más contento que mi papi viendo deporte por la tele.

Pero lo de ser buen cocinero se demustra en la práctica. Cada día cocino un montón de platos diferentes con mis juguetes de plástico, por lo que voy aprendiendo muchas cosas.

La fiesta grande sucede algunos días cuando mis papis me dejan "meter las manos" (literalmente) en algunas cosas. Con lo golosos que somos, normalmente me dejan participar cuando hacemos bizcochos, magdalenas o rosquillas.

He descubierto que la cocina es un mundo apasionante, pero también hay que reconocerlo, un poco cansado.

Lo mejor de la gastronomía es hacerlo, pero casi tan importante, es también comérselo, y en eso si que no me gana nadie.

Me gusta mucho comer (sobretodo arroz, pescadito, rosquillas, sopa de fideos, bisteck...).

El otro día descubrí las bolas de helado de un nuevo sabor, vainilla. Ummmm, qué bueno. Las bolas estaban buenísimas, pero además, poder comérselas con el dedo era algo muy especial.
No sé porqué será, pero la comida si me lo como con los dedos parece que está mucho más buena que con los cubiertos. Lo malo es que normalmente mis papis no me dejan hacerlo, pero bueno, yo lo seguiré intentando.