viernes, abril 25, 2008

¿Quién es quién?

Mis papis no han podido evitar la tentación de comenzar con las comparaciones. Que si este es más no se qué, que si este es más no se cuantos... Me parece que eso no me va a gustar mucho.

La primera comparación, es una foto de los dos realizada a los pocos días de nacer, cuando estábamos todavía en la clínica.

La verdad es que hay bastante parecido, pero eso no debería sorprender, ya que "teóricamente" mi papi y mi mami son los mismos que los del Daniel.

Bueno, ya veremos poco a poco en qué se parece a mí, en que se parece a mi papi y en que se parece a mi mami.

Espero vuestras opiniones en los comentarios de esta entrada.

martes, abril 22, 2008

Visitas varias

Como pasa siempre que nace alguien, es el momento de retomar la cara de familia que hacía tiempo que no veíamos.

Por ejemplo, yo descubrí tíos nuevos como el Teófilo, la Araceli, el José, la Angelita, el Manolo...

Como podéis ver son muchos, y a veces me hacía un jaleo en la cabeza y los confundía.

Como habíamos recibido muchas visitas, de las primeras cosas que hemos hecho al llegar ha sido hacer una visita a mis yayos, que estaban en la pescaderia..

La de abajo es una foto que no me gusta mucho, ya que no salgo. Mis papis y el Daniel aprovecharon un descuido mío para hacerse una foto de conjunto. Les he echado bronca, ya que espero que en las próximas yo ya aparezca.

Un cordial saludo.

viernes, abril 18, 2008

En el hospital

Mi mami y mi hermanito todavía están en el hospital, por lo que cada día vamos a verlos para cuidarlos un poquito, y de paso yo poder jugar con todas las visitas que vienen.

De momento, ellos están muy bien, y ya tengo ganas de que se vengan a casita para poder estar todos juntos.

Con Daniel estoy muy contento, ya que se porta muy bien y me deja acariciarlo y cogerle el dedito. Tengo que ir con mucho cuidadito para no hacerle pupa, ya que es muy "pequeñajo".

Ayer, uno de los momentos más divertidos fue cuando me puse el casco de la moto de mi tía Cristina. Me venía un poco grande, pero a mi me gustaba mucho. Yo también tengo un casco para ir en mi moto, pero no tiene visera, por lo que éste me gusta mucho más.

El casco era tan grande, y mi cabeza tan pequeña, que si no me aguantaba el casco se me caía para atrás. Tendré que comer más para hacerme grande y que así no se me caiga.

miércoles, abril 16, 2008

Ha llegado Daniel

Muchos de vosotros habéis ido viendo la barriguita de mi mami, y como se iba haciendo cada vez más grande.

Ahora todo se ha acabado, y mi hermanito Daniel ha salido de esa barriguita. Nació el lunes a las 17:50 con un peso de 3.970 grs (¡¡bestia!!) y una altura de 53 cms. Yo cuando nací fui más pequeño, pero eso es lo mismo, lo que me importa es que está bien y que le puedo dar muchos besitos.

Mi mami está bien, un poco cansadita, pero poco a poco se encuentra mucho mejor.

La pena es que como tiene una pupita en la barriguita no me puede coger y subir como antes. Tendré que esperar unos días a volverlo hacer.

Mi hermanito Daniel es muy guapo y llora muy poco. Yo de momento lo cuido mucho y le doy muchos besitos, le cojo la mano y le acaricio la cabeza y la barriguita. Ya tengo ganas de que se haga más grande para poder jugar con él a muchas cosas.

Ya os iré contando todo lo que va haciendo.

miércoles, abril 02, 2008

Mona de Pascua

Antes de que digáis nada, ya sé que esta entrada aparece con un poco de retraso, pero las culpas no son mías. Mis papis andan un poco desbordados con mi próximo hermanito, la casa... Vamos, que ahora tienen menos tiempo para el blog.

Menos mal que yo se lo he recordado y esta noche me han puesto fotos de la Mona de Pascua que hicimos para el Lunes de Pascua. Hicimos una de tipo tradicional, con el huevo duro en medio. Lo tratamos de colorear pero no lo conseguimos (para el año que viene será un reto).

La verdad es que a mi me gusta esta Mona, ya que lo dulce me pirra. Pero realmente lo que más me gusta son la figura de chocolate, los huevos y las plumas y los pollitos.
Como podéis ver tenía un conejito de chocolate. Ayyy, no, tenía dos conejitos de chocolate, uno blanco y otro negro. Me llamó la atención el blanco, ya que era la primera vez que lo veía.

Me daba un poco de pena comerme el conejito, pero en cuanto se partió el primer trozo no me daba pena nada y el chocolate entraba en la boca como si nada.

Habrá que esperar otro año para tener una nueva mona para disfrutar de las figuras de chocolate y los huevos.