miércoles, agosto 27, 2008

Curso de natación

Llega el verano y las piscinas se llenan de niños saltando en bomba con manguitos. Como yo quiero ser uno de ellos mis papis quieren que cuanto antes aprenda a nadar mucho mejor.

Ha costado un poco encontrar un sitio con plazas para poder hacer un cursillo. Por fin, en Creixell se pudo montar un cursillo de nenes como yo, y después de un primer día un poco de toma de contacto, nos lo hemos pasado super bien.

Aprender a nadar no es sólo saber hacer braza, espalda, estilo libre o mariposa. Es mucho más divertido que eso.

Jugábamos a un montón de juegos con cosas que no había visto mucho. Podíamos hacer barcos, túneles o camas con los mismos materiales, y eso hacía que nos lo pasáramos "chachi pilongui Juan Pelotilla".

Una de las cosas más divertidas era que las mamás podían estar en la piscina con nosotros, lo que hacía que todo fuera mucho más agradable y en un ambiente mucho más relajado.

El papa a veces también se metía en el agua a jugar conmigo.

También os paso una foto de Daniel para que veáis que él también quiere nadar, y que como me descuide igual pronto me pilla.

Aquí está con la Magda, una amiga de mis papis que ha pasado unos días en Creixell y que nos ha cuidado mucho. A ella también le gusta el baloncesto, como a mí, y me ha enseñado a meter más canastas y a decir "Magic Johnson", uno de los mejores jugadores de la historia.