lunes, septiembre 22, 2008

Vuelta al cole

Aunque parezca mentira, tenías muchas ganas de empezar el cole. Bueno, quizás no de empezar el cole, sino de que se acabaran las vacaciones.

No ir al cole es chulo, pero llega un momento en que uno se cansa de todo y también le apetece estar otra vez con los otros niños juntos en clase y hacer un montón de actividades y jugar en el patio.

Este año, como ya soy un grandullón, voy a P3 y voy a un cole nuevo. No es el de la foto, esa es mi casita privada (ya me he independizado). De momento todo va muy bien en el cole de los mayores y no he llorado ningún día.
El Daniel como oye cosas de que me llevan a un sitio y me dejan sólo, se agarra donde puede y no quiere que le dejen sólo.
Es normal, todavía es un pequeñajo.

Ya tengo ganas de que crezca y así podamos jugar juntos. De momento me conformo con estar en la camita ratitos juntos e incluso también de bañarnos juntos en la bañera. Eso si que es chulo, ya que salpicamos un montón de agua y mojamos mucho a mis papis.

viernes, septiembre 12, 2008

Juntos pero no revueltos

A mi me gusta mucho estar con mi hermano Daniel, eso no hay duda, pero tampoco vamos a estar todos los días pegados uno encima del otro.

De momento tengo suerte porque como soy el mayor y soy más fuerte que él se hace siempre lo que yo digo, y eso, para que mentir, es muy bueno.

Como Daniel sólo tiene casi 5 meses es un poco difícil jugar con él, ya que no se le aguanta del todo todavía la cabeza, y por ello hay que ir con mucho cuidado cuando se le mueve.

Normalmente jugamos en el sofá, ya que puede estar en una esquina sentado, y así nos aseguramos que su cuerpecillo no se va para los lados. También jugamos, y mucho, en la cama, ya que estamos los dos a la misma altura y nos podemos coger, abrazar, chillar y un montón de cosas que sabemos hacer juntos.

Por último, en la bañera también hemos llegado a estar juntos, aunque eso no es lo normal. El otro día mis papis quisieron probar si cabíamos los dos en la bañera, y allí nos metieron.


Por suerte, si que cabíamos en la bañera y la única forma que se nos ocurrió para protestar fue patalear dentro dle agua. El primero en hacerlo fue el Daniel, y a mí, que me gusta la marcha, me pareció buena idea, así que sapicamos un montón.

Mi papi nos estaba bañando, y acabó empapado del montón de agua que llegamos a salpicar.

Ya os iremos enseñando más fotos de los 2 juntos.

lunes, septiembre 08, 2008

Guapo, guapo, guapo


















La verdad es que no me puedo quejar de mi hermano. Daniel es muy bueno, ya que no me quita ningún juguete, me deja que yo juegue con los suyos e incluso no me molesta a la hora de hacer la siesta.

Poco a poco se va haciendo grande, y a sus 4 meses y medio ya pesa 8 kilos y medio. Espero que se calme un poco, porque a este ritmo se va a hacer pronto más grande que yo, y como mi papi se descuide pronto le ganará. Ahora mi papá le dará besitos, pero como se haga más grande que él seguro que no le gustará tanto.

martes, septiembre 02, 2008

Conserva de tomate

Una de las principales actividades del verano en Creixell, y que yo no conocía hasta este año, es hacer conserva de tomate. Por suerte, las tomateras siempre producen mucho, y claro, a base de ensaladas y gazpachos no se pueden gastar todos los tomates, por lo que hay que aprovecharlos como sea.

La verdad es que es muy divertido, ya que puedes marranear mucho y mancharte todo lo que quieras, porque los mayores no dicen nada.

Este año en Creixell hemos hecho varias veces conserva de tomate.
Yo no he ayudado siempre. Prefería ver un poco como se hacía, más que nada por si era muy cansado.

La tercera vez que hemos hecho conserva, yo me he apuntado. El procedimiento para hacer conserva de tomate natural es el siguiente:

- Coger los tomates y lavarlos. Nosotros los metemos en cubos llenos de agua, para que así se vayan lavando.

- Pelar los tomates. Normalmente se pelan bien, ya que hay que cogerlos maduros. No obstante, si cuestan de pelar, lo que se hace es escaldarlos con agua caliente muy poco tiempo, y así la piel sale casi sola. Truco: se recomienda pelar los tomates con cuchillo de verdad, ya que yo lo hice con uno de juguete y me costó mucho más.

- Una vez pelado el tomate se le debe quitar el agua de dentro apretándolo un poco con cuidado de que no se chafe mucho.
- Luego hay que meterlos en botes de cristal bien limpios, y llenar casi hasta arriba de tomate.

- Una vez cerrados los botes con fuerza se ponen en una olla al baño María totalmente cubiertos de agua para que estén hirviendo durante unos 2-4 minutos.

Esta receta funciona, ya que es la que se utiliza desde toda la vida. No obstante, os paso otras muy parecidas, por si queréis comparar entre varias recetas: receta 1, receta 2.

Como veis todo es muy divertido, por lo que al acabar se lo fui a decir a Daniel, para que se fuera preparando para el próximo año.