martes, septiembre 02, 2008

Conserva de tomate

Una de las principales actividades del verano en Creixell, y que yo no conocía hasta este año, es hacer conserva de tomate. Por suerte, las tomateras siempre producen mucho, y claro, a base de ensaladas y gazpachos no se pueden gastar todos los tomates, por lo que hay que aprovecharlos como sea.

La verdad es que es muy divertido, ya que puedes marranear mucho y mancharte todo lo que quieras, porque los mayores no dicen nada.

Este año en Creixell hemos hecho varias veces conserva de tomate.
Yo no he ayudado siempre. Prefería ver un poco como se hacía, más que nada por si era muy cansado.

La tercera vez que hemos hecho conserva, yo me he apuntado. El procedimiento para hacer conserva de tomate natural es el siguiente:

- Coger los tomates y lavarlos. Nosotros los metemos en cubos llenos de agua, para que así se vayan lavando.

- Pelar los tomates. Normalmente se pelan bien, ya que hay que cogerlos maduros. No obstante, si cuestan de pelar, lo que se hace es escaldarlos con agua caliente muy poco tiempo, y así la piel sale casi sola. Truco: se recomienda pelar los tomates con cuchillo de verdad, ya que yo lo hice con uno de juguete y me costó mucho más.

- Una vez pelado el tomate se le debe quitar el agua de dentro apretándolo un poco con cuidado de que no se chafe mucho.
- Luego hay que meterlos en botes de cristal bien limpios, y llenar casi hasta arriba de tomate.

- Una vez cerrados los botes con fuerza se ponen en una olla al baño María totalmente cubiertos de agua para que estén hirviendo durante unos 2-4 minutos.

Esta receta funciona, ya que es la que se utiliza desde toda la vida. No obstante, os paso otras muy parecidas, por si queréis comparar entre varias recetas: receta 1, receta 2.

Como veis todo es muy divertido, por lo que al acabar se lo fui a decir a Daniel, para que se fuera preparando para el próximo año.

No hay comentarios: