viernes, septiembre 12, 2008

Juntos pero no revueltos

A mi me gusta mucho estar con mi hermano Daniel, eso no hay duda, pero tampoco vamos a estar todos los días pegados uno encima del otro.

De momento tengo suerte porque como soy el mayor y soy más fuerte que él se hace siempre lo que yo digo, y eso, para que mentir, es muy bueno.

Como Daniel sólo tiene casi 5 meses es un poco difícil jugar con él, ya que no se le aguanta del todo todavía la cabeza, y por ello hay que ir con mucho cuidado cuando se le mueve.

Normalmente jugamos en el sofá, ya que puede estar en una esquina sentado, y así nos aseguramos que su cuerpecillo no se va para los lados. También jugamos, y mucho, en la cama, ya que estamos los dos a la misma altura y nos podemos coger, abrazar, chillar y un montón de cosas que sabemos hacer juntos.

Por último, en la bañera también hemos llegado a estar juntos, aunque eso no es lo normal. El otro día mis papis quisieron probar si cabíamos los dos en la bañera, y allí nos metieron.


Por suerte, si que cabíamos en la bañera y la única forma que se nos ocurrió para protestar fue patalear dentro dle agua. El primero en hacerlo fue el Daniel, y a mí, que me gusta la marcha, me pareció buena idea, así que sapicamos un montón.

Mi papi nos estaba bañando, y acabó empapado del montón de agua que llegamos a salpicar.

Ya os iremos enseñando más fotos de los 2 juntos.

1 comentario:

capdevilois dijo...

Pero qué les estáis dando a estos niños para que crezcan tanto!... Dopaje no, Carlos, sé que ya quieres que fichen a Daniel en los Lakers, pero hay que esperar un poco,no?

Besos de Lol' & girls