jueves, noviembre 06, 2008

De fiesta en fiesta

Ahora que ya soy un poco mayor me doy cuenta de que hay un montón de fiestas y que los mayores se lo pasan muy bien.

La primera que celebramos fue la castañada, un fiesta típica de Cataluña, y que corresponde con la fecha relacionada con el día de Todos los Santos. Este año fue más divertido ya que mis papis fueron al cole a contar un cuento sobre la castanyera y mi papi iba disfruzado.

Ese día lo típico es comer panellets y boniatos, pero no a palo seco, sino con una botellita de algo que los mayores llaman Moscatel.

Otra fiesta que conocí hace poco es la celebración de una boda. Esta vez se casaron dos amigos de mis papis, Frankie y Cristina. Yo eso de las bodas no lo tenía muy claro, y por si acaso yo no quería que mis papis se casaron de nuevo.

Por suerte, ahora ya conozco lo que se hace en una boda. Salvo el trozo de la iglesia que se hace un poco pesado, el resto es muy divertido.

Al parecer es típico que durante la cena los amigos del novio se pongan pañuelos en la cabeza y hagan cosas. A mi me gustaba eso, por lo que le pedí a mi papi que me hiciera una, y así pude ir como los demás.

No os penséis que a la boda iba yo sólo, nooooo, mis papis y Daniel también estaban. Todos nos lo pasamos muy bien, cansados pero contentos.

No hay comentarios: