lunes, diciembre 15, 2008

Comilona tras comilona

A mi me gusta toda la comida. Precisamente, la semana pasada descubrí la butifarra negra, la butifarra blanca y las salchichas, vamos un gran descubrimiento para chuparse los dedos.

Por lo que parece, a mi hermanito Daniel también le gusta comer, sólo hay que verlo. Desde hace unas semanas a comenzado a comer cositas, y creo que ya le gusta de todo. Sólo tenéis que ver esta foto y ver la cara de emocionado que tiene al comerse una naranja.

Hace lo mismo con el pan y los plátanos, y le encanta poder coger un trozo de comida con las manos e ir comiéndolo poco a poco.

Ahora disfruta mucho de poderse sentar en la trona para comer con todos nosotros.


Lo entiendo, comer solo es un poco triste, y es mucho mejor comer acompañado.

Como a muchos niños, el pitet (babero en cristiano) acaba destrozado y casi tiene vida propia. Seguro que si se deja de pie no se caería.

No hay comentarios: