martes, marzo 24, 2009

Calçots en Creixell

Está claro que a todos nos gusta comer, pero si en vez de comer sólos, comemos en compañía, parece que la comida sabe mejor.

Hace unas semanas nos vimos con unos primitos de mi papis: el Salva y la Lidia. La verdad es que con ellos nos reimos muchos y jugamos a caballeros con espadas.

Vinieron a comer a nuestra casa una calçotada. Justo ahora es la época de hacer estas cosas, algo que también es muy chuli de comer porque se te quedan las manos negras, pero que bien negras.

Como veis la mesa está llena de comida (¡cómo comen estos mayores!). Comimos un montón, y luego con la cantidad de postres que había (coca con almendras de la tía María, hojaldre con cabello de angel...) nos pusimos moraos.

Yo comí antes, y así pude jugar un rato por el césped antes de irme a hacer la siesta.

El Daniel también jugó un montón, y así además de jugar y pasarlo bien, nos pusimos morenos.

lunes, marzo 16, 2009

Jugar y descansar

¿A quién no le gusta jugar?

Yo creo que a todos nos gusta pasarlo bien y jugar todo el rato sin tener que trabajar. Unos nos divertimos de una forma, como por ejemplo, jugando a vaqueros, haciendo cocinitas, pintando..., y otros se divierten de forma diferente como jugando con la consola, disparando pistolas de agua...

Yo creo que todo esto está bien, pero lo más importante es que uno se divierta con lo que hace.


Pero lo mejor de todo es, que en vez de jugar sólo, se pueda jugar con alguien más: con Daniel, con un amigo, con los papis...

Claro está que, después de jugar un montón, nuestros cuerpecitos quedan agotados y de repente nos quedamos como si nos hubieran quitado las pilas. Menos mal, que cuando pasa esto mis papis nos quitan la ropita y los zapatos.

Ahora estamos jugando - Puf - Ahora estamos durmiendo.

lunes, marzo 02, 2009

Carnaval de Torredembarra

El Carnaval ya se ha acabado y es una pena, con lo divertido que se lo pasa uno.

A estos mayores no los entiendo. Se lo pueden pasar bien todos los días con fiestas, y no, sólo hacen la fiesta uno o dos días y el resto a ir a trabajar. Cuando yo sea mayor quiero que haya más fiestas para jugar más.

Estuvimos en Torredembarra y fue divertido ya que había muchas carrozas y comparsas desfilando, y además regalaban un montón de caramelos.

Quien quiera caramelos que me lo diga, ya que con estos y los de la Cabalgata de Reyes tengo una montaña que seguro que me dura todo el año.

Para el año que viene iré buscando un disfraz nuevo superchulo para mi y otro para Daniel, que también vendrá conmigo a jugar con los otros nenes.